Explica cómo debemos crear la imagen en Internet de las empresas, productos o servicios que deseamos vender. No vale clonar lo anterior o el trabajo de otros; hace falta conjugar estrategia, contenido, diseño y tecnología.

Índice de las secciones:

1.- La imagen en Internet
Porque no debemos descuidar la imagen corporativa en el nuevo Medio.

2.- Todos somos medios
No sólo los diarios, televisión, radio y revistas son medios de comunicación. También lo es una página Web.

3.- Medios en Internet
Cualquier página ofrece un contenido informativo, junto con su oferta de servicios. No solo los medios clásicos abren webs sino que surgen medios específicos para la Red.

4.- La publicidad
Algunos detalles de la publicidad en Internet, su evolución y diferencias con la tradicional.

5.- Consejos para actuar en la Red I
Dar lo que busca el usuario, dar alegría y dinamismo y fidelizar.

6.- Consejos para actuar en la Red II
Innovar. Cuidar el factor humano, respuesta e interactividad. Establecer una comunidad.

7.- Sobre diseño visual y la credibilidad de tu sitio web
Un estudio realizado por la universidad de Stanford, concluye en que las personas no emplean criterios rigurosos al evaluar la credibilidad de un sitio Web.

8.- 12 técnicas de marketing online
La Web crece de forma vertiginosa constantemente. Cada día se crean millones de páginas en Internet, muchas de las cuales buscando establecer un negocio en la Red o ampliar horizontes para el que ya tienen offline.

9.- Lluvia de visitantes sin invertir dinero
Cómo conseguir esto de una forma simple y rápida.

10.- Porqué registrar tu propio nombre de dominio
Si tienes una página Web pero no un nombre de dominio propio, del tipo www.miweb.com, deberías considerar seriamente registrar uno.

1.    La imagen en Internet

Porque no debemos descuidar la imagen corporativa en el nuevo Medio.

El desarrollo imparable de Internet en los inicios del siglo XXI obliga a introducir un capítulo de este ámbito, porque ninguna dirección de comunicación puede ni debe ignorar su importancia

Lo más peligroso ante la eclosión de Internet puede ser que la empresa se duerma y quiera ignorar su existencia. Será un buen paso para perder oportunidades y liderazgos. Aunque también puede errar quien se equivoque de estrategia.

La primera duda que puede plantearse al comunicador o al empresario es si debe construir o no una página Web. La tendencia general es apostar por ella, aunque es cierto que si lo único que se busca es notoriedad tal vez sea efectivo y barato acudir a lugares de gran tráfico, fundamentalmente portales, y situar allí el mensaje de forma atractiva.

No obstante, es básico mantener un lugar de referencia, eso sí, suficientemente atendido, que sirva adecuadamente a nuestras estrategias de comunicación y mercado.

En los medios informativos se había especulado en los años pasados sobre el crecimiento de la publicidad en Internet. La realidad es que ésta crece pero a un ritmo menor de lo previsto. No es por esta línea por donde se presenta la real subversión de las nuevas tecnologías.

Es por los aspectos logísticos y de venta por donde asoma el cambio. Libros, Música, Viajes, Juguetes, etc., se comercializan cada día más a través de la Red, con lo que proveedores clásicos padecen un deterioro de su línea de negocio, ante jóvenes y ágiles competidores que –sin necesidad de tiendas ni casi de empleados- acaparan o van a acaparar crecientes volúmenes de negocio.

Entre los casos llamativos figura el conocido en octubre de 1999, cuando la empresa informática Dell Computer se situó por primera vez como la compañía que más ordenadores personales (PC) vendió en Estados Unidos al superar a su rival Compaq en el tercer trimestre de este año. En el fondo estaba un hecho que los expertos habían detectado desde tiempo atrás, como lo atestiguó la propia sustitución del presidente de Compaq, E. Pfeiffer, ante la mala marcha del negocio electrónico.

Los nuevos canales electrónicos están reordenando las cuotas de mercado. Y es algo imparable. Algunos jugueteros, en las Navidades de 1999 comentaban que los niños consultaban Internet antes de acudir a la juguetería, pero luego querían tocar físicamente el objeto de sus sueños en el establecimiento. Es media verdad. Niños y padres contactan cada vez más con Internet para ver juguetes… Y compran. Y los directivos de Toys R Us veían como eToys.com acaparaba una creciente tarta del mercado desde su pantalla electrónica. Luego vinieron problemas para la firma de comercio electrónico, pero la realidad está marcada.

Y esa evolución será creciente. Aunque sólo un dos por ciento de los ciudadanos de América Latina utilizan habitualmente Internet en el inicio del 2000, la cifra crece en torno a un 30 por ciento anual. La mejora de estructuras telefónicas, la adecuación de los precios y el arrastre de las nuevas tecnologías asegurará que lo que hoy es una minoría –eso sí, de gran poder económico y prescriptora de opinión- sea mañana la generalidad.

2.    Todos somos medios

No sólo los diarios, televisión, radio y revistas son medios de comunicación. También lo es una página web.

En el libro de Vendedores de Imagen sostuve que todo comunica, desde la sonrisa del dependiente al logo de la empresa.

Además, con Internet hay que añadir algo importante: todas las webs son medios. Definitivamente se ha roto la idea de los “medios de comunicación” en el sentido clásico que hemos conocido durante todo el siglo XX.

Hasta ahora entendíamos como medios a la prensa, la radio, la televisión y las revistas. Todos eran productos emanados desde las editoriales. Ahora se ha roto el rol de la editorial.

Tomemos un ejemplo. La cerveza XXX decide abrir una página en Internet. Es algo que han hecho muchas empresas en los últimos años, porque cuando el uso de la red empezó a popularizarse, entidades y empresas empezaron pronto a ocupar un espacio, situando allí un mensaje institucional o comercial.

El primer paso fue colocar una Web institucional. La cerveza XXX colocó una página oscura donde mostraba el grupo empresarial que la fabricaba, un poco de su historia y un par de fotografías de la factoría principal.

Como segundo paso, y para modernizar su imagen, en la parte inferior de las páginas publicitarias que situaba en los medios e incluso en sus anuncios de vallas y televisión, comenzó a poner un WWW.cervezaXXX.com. En realidad no sabía exactamente que significaba aquello, únicamente intuía que daba un tono moderno al anuncio.

Al año siguiente, la Web de XXX avanzó un poco más. Aparte del contenido institucional del grupo cervecero alegró su imagen con unas pinceladas de juventud y humor, dejó que unas burbujas correteasen sobre una jarra rebosante de apetitosa bebida. Dio un contenido similar al de la imagen publicitaria. En realidad, transformó su imagen de Internet en mensaje publicitario clásico.

En el 2.000, la empresa decidió avanzar un nuevo paso. Descubrió que mucha gente que entraba una vez en su Web no volvía. Una vez vista la misma, el navegante de Internet no experimentaba la necesidad de regresar. Es lógico. Nadie sueña con ponerse ante el televisor y contemplar varias veces el mismo noticiario.

A partir de este descubrimiento, los hombres de XXX dedujeron que había que darle contenidos cambiantes a la cerveza. Identificaron que el navegante era joven y quisieron llegar a él. Por ello contactaron con EFE, primer proveedor mundial de noticias en castellano, y le dijeron lisa y llanamente: queremos que nos prepares un periódico con noticias y fotografías del mundo del ocio: fundamentalmente música y películas.

Y a partir de ese día, XXX generó –sin necesidad de redacción- una revista sobre ocio en permanente renovación de contenidos; algo que indujo a los jóvenes navegadores a situar entre sus “favoritos” a WWW.cervezaXXX.com. Simplemente, con una revista de ocio habían logrado darle a la web una nueva salida, superando la presencia estática anterior.

Pero ahí no acabó la evolución, porque con un par de toques adicionales introdujeron unos juegos, concursos e incluso permitieron que el navegante se hiciera una página adecuada a sus deseos. Pulsó un botón que indicaba “Personalizar” y a través de las sencillas opciones que se le presentaron cambió el color del fondo de la pantalla y seleccionó las noticias de su grupo musical favorito. La propia Web de XXX empezó a ser su suministradora de información sobre discos y música preferida…un servicio más de una cerveza que tal vez de esta forma entró en su hábito de consumo.

XXX dejó de ser simplemente una cerveza para transformarse en un medio informativo en materia de ocio, una cerveza amiga y confidente, que conocía los gustos del navegante.

3.    Medios en Internet

Cualquier página ofrece un contenido informativo, junto con su oferta de servicios. No solo los medios clásicos abren webs sino que surgen medios específicos para la Red.

En Internet están apareciendo portales de música, jurídicos, financieros, culturales…. Cualquiera que pretende entrar con fuerza en la red acaba necesitando un contenido informativo o de diversión. Y la Red está trocando las costumbres de los ciudadanos. En los albores del 2001, multitud de grandes bancos están penetrando al unísono en el ámbito de los negocios financieros por la red. Pero cada banco que intenta avanzar por esta senda –y es una senda cada vez más usada- sitúa al servicio de su cliente la información. Información en tiempo casi instantáneo de evolución de cotizaciones; datos de magnitudes monetarias, cambios, informes económicos, movimientos empresariales, etc.

En estas páginas se está encontrando una información económica y financiera básica, los consejos de las sociedades de bolsa, las calificaciones de solvencia de los agentes económicos, etc. Las páginas se han trocado en auténticos diarios de información económica.

No sólo los medios informativos clásicos salen de su sus soportes de papel o sus ondas para abrir webs en Internet, surgen nuevos medios específicos para la red. Pero además, las empresas e instituciones de todo tipo avanzan en su papel tradicional y se convierten en poseedores y difusores de información.

Hasta la cerveza XXX ha empezado a ser una revista de ocio…

4.    La publicidad

Algunos detalles de la publicidad en Internet, su evolución y diferencias con la tradicional.

Al finalizar el siglo XX, los editores de los países desarrollados estaban pasando un calvario por temor al impacto de Internet en las cuentas de resultados de sus compañías. Todos temían que el crecimiento vertiginoso del uso de la Red posibilitara un súbito desajuste, cuando no un derrumbamiento de los ingresos por publicidad.

El temor se ha ido aplacando progresivamente, porque no ha habido un vuelco de las cifras tan vertiginoso como se esperaba.

El informe anual de inversiones publicitarias que en España realiza Infoadex dice que en el ejercicio de 1999 apenas el 1,5 por ciento de la facturación en medios convencionales y no convencionales correspondió a Internet, aunque con un crecimiento que evalúa en el 600 por ciento respecto al ejercicio precedente.

La cifra es baja, si bien hay que tener en cuenta que parte de la inversión en medios está vinculada a Internet, tanto en su oferta de productos y servicios como en la promoción de páginas web. De todas formas, la publicidad de la Red aún se mueve en unos niveles relativamente pequeños.

Los problemas para el crecimiento de la publicidad en Internet son varios, entre ellos está la direccionalidad con la que opera quien entra en la red y el sentido del tiempo del internauta.

Cuando lector clásico de periódico abre el ejemplar, sentado en la terraza de su casa, en el jardín o en el mismo tren, no sólo mira el ejemplar sin prisa –siempre se lo puede llevar a otro lado para continuar la lectura- sino que a veces se recrea en ver los anuncios de ropa, de automóviles o de pisos. Frente a la ordinariez de tanta letra, un anuncio atractivo provoca también placer estético.

Cuando el internauta se sienta ante su ordenador, busca algo; pero generalmente no busca anuncios. Es más, al llegar a una página se exaspera ante los segundos que tarda en abrirse y la mayor parte de las veces ni se le ocurre pinchar en el baner que le ofrece un producto financiero o de otro tipo. El internauta busca información concreta, busca contactos con gente, pero no presta gran atractivo a la publicidad. Es más, se están diseñando navegadores de páginas HTML que evitan mostrar los anuncios en forma de baners.

De momento, los expertos piensan que Internet está rentabilizándose más por el comercio y negocio financiero que genera y facilita que por los ingresos publicitarios.

Pero el interés publicitario de Internet es real. El secreto para sacarle partido es presentar la publicidad en el lugar en el que se halla el potencial cliente.

Miguel Angel Alvarez Sánchez es uno de los locos que apostó un día por crear una web temática. Por ella, desarrolloweb.com, pasan los muchachos o mayores que andan por el mundo tratando de encontrar información sobre construcción de webs, programas, consejos, recursos gratuitos, etc. Muchos cientos de miles de páginas de su web se consultan mensualmente. Quien quiera encontrar a ese público -programadores, diseñadores, webmasters, etc.- saben que está allí, en desarrolloweb, y que no va a estar en otros portales generalistas…. Es un ejemplo.

La publicidad en Internet es rentable, siempre que el buen publicista sepa localizar donde andan sus potenciales clientes, para colocarles allí su mensaje.

5.    Consejos para actuar en la Red I

Dar lo que busca el usuario, dar alegría y dinamismo y fidelizar.

1º Dar lo que busca el usuario

El usuario que llega a una página lo puede hacer por muchas razones, desde la simple consulta del banner hasta su curiosidad ante algo que ha leído o escuchado en los medios clásicos. En ese momento hay que lograr que el impacto sea positivo.

Los vendedores saben que es muy importante la primera impresión en cualquier contacto. Esa primera impresión posibilita que “el otro” se sitúe frente a nosotros con ánimo de colaboración u oposición. De esa primera impresión depende en gran parte la marcha del resto del encuentro o de las negociaciones. Los vendedores dicen que “solo una vez se genera la primera impresión”, por ello es absolutamente necesario aprovechar el primer encuentro, un encuentro en el que no cabe defraudar al internauta.

2º Dar alegría y dinamismo

Una página triste, estática o confusa es la primera condición para no seguir. También lo es una página que presenta complicaciones tecnológicas. Si cuando accedes a ella te encuentras con un “descargue el programa…. Para ver en su PC la página de tal producto….” El internauta se desanima. Incluso puede temer que con la descarga entre algún virus en su ordenador, también puede temer enfrentarse a un proceso técnico que le robe bastantes minutos… Y frecuentemente vuelve atrás y regresa hacia algo conocido y familiar.

3º Fidelizar

Aquí entra en juego el contenido. Sólo conseguiremos que el internauta vuelva si ofrecemos un contenido apetente. Ocurre igual que quien pone un restaurante: si el restaurador ofrece una comida oriental extraña a los gustos de la clientela del lugar lo tiene difícil a la hora de rentabilizar la inversión.

Para fidelizar hay que dar contenidos de calidad y novedades. Lo mismo que no leemos un gran libro todas las semanas, no entraremos en una excelente página de Internet todas las semanas si no esperamos que en la misma haya algo novedoso o sumamente entretenido. La página Web puede tener noticias, juegos, e incluso sencillos sistemas de participación en sorteos que permiten una fidelización.

Como ejemplo se puede poner la web presentada por Coca Cola en el inicio de 2000, www.cocacola.com en la que el usuario personaliza la información que quiere recibir sobre cine, música, deporte y ocio, contenido que se le selecciona y presenta de forma divertida. El internauta accede a su propia habitación, que puede decorar y cambiar de color, en un edificio donde convive con otros personajes.

En esas fechas, Coca Cola anunció también la celebración de sorteos y concursos a través de la red, sin descartar la entrada en el comercio electrónico. Y todo sin perder el humor. Se trata de un intento de acceder de forma eficaz hacia la juventud, empleando sus mismos códigos que el cliente al que Coca Cola quiere seducir. Como pero a este producto cabe señalar la complejidad técnica: la necesidad de descargar un programa adicional y recordar una complicada clave. Una clave suele ser siempre un estorbo.

6.    Consejos para actuar en la Red II

Innovar. Cuidar el factor humano, respuesta e interactividad. Establecer una comunidad.

4º Innovar

En este sector en el que todos convergen es preciso acudir con calidad e imaginación. Se trata de aportar ideas originales que cautiven al personal, o estrategias nuevas. Una de estas, por ejemplo, es en el momento en que se escriben estas líneas la colaboración entre empresas distintas para crear fuertes promociones conjuntas, galerías de compra o parques de ocio virtual. No vale sólo copiar lo conocido, hay que avanzar.

5º Cuidar el factor humano. Respuesta e interactividad

Es básico dar una personalidad a la nuestra página Web. En la página hay que transmitir un mensaje hacia el internauta, un mensaje con emoción. Esa emoción tan conseguida en numerosos anuncios vistos en otros formatos, especialmente la televisión, se puede transmitir y compartir.

El compromiso conjunto se asienta sobre varios elementos, uno de ellos es la respuesta eficaz a los correos, a las demandas o a llamadas telefónicas. El efecto de la acción conjunta página-correo electrónico-teléfono es excelente.

6º Establecer una comunidad

La efectividad de la comunicación a través de Internet puede ser alta, si se consigue el efecto comunidad. Cuando el navegante accede a la página diseñada y conecta con los temas de la misma se produce un efecto identificación que posibilita compartir futuro. Eso es particularmente visible y fácil en el caso de las Webs que vinculan grupos sociales de cualquier índole: los aficionados de un club de fútbol, los nacidos en La Cepeda o Montevideo, los admiradores del Museo del Prado o los combatientes en las Malvinas. Cierto que a medida que la colectividad es mayor se hace más difícil el mantenimiento de vínculos. Pero la creación de colectividades permite una gran eficacia y rentabilidad comunicativa.

7.    Sobre diseño visual y la credibilidad de tu sitio web

Un estudio realizado por la universidad de Stanford, concluye en que las personas no emplean criterios rigurosos al evaluar la credibilidad de un sitio Web.

El diseño visual fue el aspecto más señalado con el 46,1% de las 2,684 personas participantes para valorar si una Web es o no creíble.

Los resultados analizados demuestran que crear un sitio Web solamente con información de calidad no es suficiente para ganar credibilidad en las mentes de los usuarios. Aspectos tales como la disposición de los elementos en la pantalla, la elección de la tipografía, el tamaño de las fuentes utilizadas, los espacios en blanco, las imágenes y los esquemas de color, entre otras cosas, influyen en la percepción de los usuarios de manera determinante.

Es decir, el diseño visual será la primera prueba en la credibilidad de un sitio. Si falla en este criterio, los usuarios probablemente abandonarán el mismo y buscarán otras fuentes de información y de servicios.
Es importante observar que “verse bien” es interpretado a menudo como ser bueno y ser creíble. Este pensamiento también parece aplicarse para evaluar la credibilidad de los sitios Web, puesto que el diseño visual es altamente sensible y perceptible.

He listado aquí los tópicos más influyentes revelados por el estudio sobre “que hacer” y “que no hacer” a la hora de diseñar visualmente para la credibilidad:

Organizar la información pensando en el usuario.
Un sitio bien organizado es la antítesis de un sitio que confunda y engañe al usuario hacia anuncios u otras promociones.
Los usuarios emplean poco tiempo en cada página, moviéndose rápidamente entre ellas. Según el estudio, los sitios fáciles de navegar fueron percibidos como los más creíbles.
Cómo se estructure y presente la información será crítico para el éxito del sitio en la Web, y ha demostrado contribuir en las opiniones sobre credibilidad.
La razón detrás de esta constante no está completamente clara. Se podría especular que proporcionando una estructura de información ordenada y clara, el equipo de diseño involucrado demuestra maestría a los usuarios. Los usuarios pueden entonces asumir que esta maestría se extiende a la calidad de la información del sitio.

Foco de la información en relación a la función.
Un sitio bien enfocado es visto como más creíble.
Cómo se jerarquizan y disponen los temas presentados en la pantalla impactan al momento de percibir un sitio Web. Se sospecha que en muchos de los casos, al navegar la Web los usuarios no necesariamente leen en profundidad toda la información brindada. Pero que simplemente teniéndola disponible, se produce la sensación de credibilidad.
Dependiendo del tipo de sitio visitado, los usuarios tienen expectativas más claras sobre el foco. Se especula que las expectativas sobre el foco del sitio son más altas para los tipos de sitios con información que la gente conoce mejor.

Publicidad
No proporcionar una línea clara entre la publicidad y el sitio mismo se ha demostrado afecta la credibilidad del sitio. Cuando la publicidad invade el contenido del sitio Web es mal percibido por los usuarios, ya que en mucho de los casos lo conducen a creer que el contenido del sitio es controlado por el patrocinador o que el contenido está conectado con el anuncio. Los pop ups publicitarios son ampliamente los peor percibidos.
Contar visualmente con una línea clara entre el contenido y los anuncios es importante, de modo que los patrocinadores no comprometan la información del sitio Web.
En la mayoría de los de los casos los diseñadores de sitios Web necesitaremos también centrarnos en la impresión que el diseño visual generará, creando un sitio que alcance lo que describieron muchos de los participantes del estudio como “mirada limpia, ordenada y profesional.”

Para consultar el informe completo (PDF 1,21MB):
http://www.consumerwebwatch.org/pdfs/stanfordptl.pdf

8.    12 técnicas de marketing online

La Web crece de forma vertiginosa constantemente. Cada día se crean millones de páginas en Internet, muchas de las cuales buscando establecer un negocio en la Red o ampliar horizontes para el que ya tienen offline.

Del mismo modo, millones de usuarios utilizan cada día buscadores como Google en busca de productos e información útil, y éstos usuarios cada vez realizan búsquedas más precisas, exigiendo más de la información y servicios que les ofrece la Red.

Hay que tenerlo muy en cuenta: el usuario ya no se conforma con cualquier cosa. En primer lugar, porque según pasan los años nos hacemos más expertos acerca de lo que podemos buscar y conseguir a través de Internet. En segundo lugar, porque las empresas se están dando cuenta de las posibilidades de mercado que ofrece la Red y compiten entre ellas (cada vez más duramente) para “llevarse al cliente a su cartera”.

El problema está en que muchas empresas, a pesar de intentar ofrecer mejores servicios que la competencia, no saben qué hacer para llegar al cliente, por lo que sus esfuerzos resultan muchas veces inútiles. Para intentar establecernos de forma adecuada, independientemente del negocio del que estemos hablando, conviene tener en cuenta los siguientes aspectos:

Elige bien tu público objetivo: como dice el refrán, más vale pájaro en mano que ciento volando. No intentes abarcar un mercado demasiado extenso, por lo menos en los primeros momentos. Es muy difícil conseguir buenos resultados sin concretar un mercado específico al que dirigirte.

Elige un mercado en demanda: de nada servirá que seas capaz de concretar el tipo de servicios que vas a ofrecer si nadie los necesita. Investiga un poco qué posibilidades de negocio tiene tu idea para evitar un fracaso.

Elige un proyecto que te entusiasme: si te fijas únicamente en las posibles ventas que puedas conseguir, te será muy difícil soportar los inicios de tu negocio, en los que seguramente habrá más gastos que beneficios y tendrás que invertir mucho esfuerzo en promocionar y promocionar. Si encuentras un negocio que te apasione, a parte de ganar dinero estarás disfrutando de tu trabajo, ¿qué puede haber mejor?.

Compra un dominio y contrata un alojamiento: si quieres dar una imagen seria a tus visitantes, registra un nombre de dominio para tu negocio y contrata un servicio de hosting profesional. Aléjate de las páginas gratuitas y las direcciones terriblemente largas que te ofrecen este tipo de servicios, esto no hará más que ahuyentar a posibles compradores. Además, los precios de estos servicios son bastante asequible, pero no elijas la primera empresa de alojamiento que veas, busca información para elegir un alojamiento web adecuado. Si contratas los servicios con una mala empresa perderás tiempo y dinero.

Créate una imagen distintiva en Internet: procura que tu idea, aunque no sea original, lo parezca. Ofrece un diseño web exclusivo a tus visitantes, crea un slogan atractivo para tus productos, elige un nombre de dominio igualmente atrayente y haz que tu empresa parezca distinta a las demás.

No pierdas de vista tu posición en los buscadores: el gran error de muchas empresas es que una vez tienen un buen producto que vender y han montado una web atractiva, piensan que las visitas vendrán como por arte de magia. Y lo cierto es que esto no ocurre así, la mayor parte de las visitas de tu web vendrán de buscadores como Google, y esas visitas no serán significativas a no ser que consigas estar en los primeros puestos de los resultados de búsqueda cuando alguien busque algo relacionado con tu empresa. Puedes contratar una empresa para que haga esto por ti, pero también puedes hacer cosas tú mismo, como conseguir enlaces o darte de alta en directorios.

Ofrece contenidos gratuitos a tus visitantes: no te limites a poner tu catálogo de productos, ofréceles algo útil sin tener que pagar por ello. Si tienes una empresa dedicada a la venta de flores, podrías ofrecer artículos relacionados con su cuidado y mantenimiento, información relevante sobre las distintas especies, etc. Hay multitud de cosas por ofrecer que pueden aumentar el valor de tu negocio y la confianza de tus visitantes. Recuerda que Internet no funciona exactamente igual que los negocios tradicionales, el usuario necesita confiar en la empresa antes de comprar un producto a través de Internet, por lo que tienes que conseguir que tus visitantes vuelvan para ganarte su confianza poco a poco antes de que decidan comprar.

Incluye testimonios: la opinión de otros compradores acerca de un producto es un buen impulsor de ventas. Ver que otra persona ha comprado algo en lo que tú estás interesado y ha quedado satisfecho puede dar a algunos el último empujón necesario para decidirse a comprar tus productos. Pero, ¡no cometas el error de poner testimonios falsos!, pídele a antiguos clientes que escriban una opinión sobre un producto y pídeles permiso para ponerla en tu web junto con su nombre y otros datos personales. Cuanto más fácil sea localizar a esa persona más eficaz será el testimonio.

Establece una política de devolución de productos potente: dales a tus compradores la garantía de que, si no están contentos con el producto adquirido, el dinero les será devuelto sin peros ni preguntas. El tener la seguridad de que no te estás “arriesgando” a comprar algo que puede que no te guste ayuda mucho a decidirse por comprar.

Ofrece descuentos en tus compras: una buena idea puede ser ofrecer descuentos por comprar más de X productos, o si la compra supera una determinada cantidad regalar un vale al cliente por valor X para la próxima compra que realice en tu tienda online. Esto hará que aumenten tus ventas y que muchos prefieran comprar en tu tienda la próxima vez que se les presenta la ocasión para utilizar ese vale regalo.

Lanza promociones por tiempo limitado: de vez en cuando lanza alguna oferta interesante sobre tus productos por un tiempo limitado del tipo, “solo hasta final de mes 20% de descuento en…”. Esto puede ayudar a los indecisos a decidirse y a reduciendo el número de gente que deja par otro momento el comprar lo que le gustó de tu tienda online.

Investiga constantemente acerca de nuevas formas promocionar tu negocio en internet, posicionar tu web y aumentar tus ventas. Ofrece siempre productos de calidad y mima a tus clientes.

9.    Lluvia de visitantes sin invertir dinero

Cómo conseguir esto de una forma simple y rápida.

Esto lo puedes lograr de varias formas entre las más productivas se encuentran, el “Marketing Viral”, “Alianzas estratégicas” , “Boletín Electrónico” “Firmas”

Marketing viral es aquel que se extiende como un virus, y de ahí su nombre. Para llevarlo a cabo es muy sencillo. Basta solo con que tu crees un Bok, producto, información, software o cualquier cosa que lleve tus datos, nombre, Web, contacto y que sea permitido reenviarse por quien lo posea. De esta forma todo aquel que de una u otra forma adquiera tu producto personalizado, tendrá tus datos y seguramente estará curioso de conocer tu sitio y ver que productos y/o servicios ofreces. Todo esto sin que tú hayas intervenido directamente.

Las alianzas estratégicas a su vez, son aquellos acuerdos que hacemos con otras empresas en línea o fuera de ella para intercambiar publicidad de nuestros sitios o productos si es el caso de publicidad fuera de línea. No hay que temerle a la competencia, por el contrario, es bueno buscar alianzas con empresas cuyo negocio este relacionado con el nuestro, entre otras cosas porque esto ocasiona que nuestro ranking mejore. Si tu tienes un sitio que se encuentre relacionado con nuestra temática y quieres tener alianzas con nosotros, puedes comunicarnos tu deseo y para ello puedes comunicarte desde nuestra página de contacto.

Otra forma de conseguir lluvia de visitantes sin invertir dinero es, creando un boletín electrónico gratuito que edites periódicamente. El Boletín debe ser de interés para tu público objetivo y tener siempre presente de solo enviarlo a las personas que voluntariamente hayas solicitado su afiliación al mismo, pues de lo contrario será considerado como spam y darás una imagen poco profesional de tu empresa, perdiendo así credibilidad.

Mientras mas frecuente sea la periodicidad con que edites tu boletín, mayor será el número de visitas a tu sitio, tendrás a tus suscriptores cautivos y generaras mayor confianza al momento de quererles vender algo, puesto que la comunicación frecuente les dirá a tu público que tu estás ahí, que no te iras y que si compran tus productos estos efectivamente serán entregados.

Otra forma de lograr lluvia de visitas a tu sitio sin inversión, es simplemente firmar absolutamente todos tus correos que envíes, propuestas, informes, artículos y productos. Esto es válido tanto online como offline. Así es que, a firmar todo lo que entregues.

10.                      Porqué registrar tu propio nombre de dominio

Si tienes una página web pero no un nombre de dominio propio, del tipo www.mipropioweb.com, deberías considerar seriamente registrar uno.

Como se ha dicho hasta la saciedad, un nombre de dominio es tu marca en Internet, la forma que tendrán los demás de reconocerte y recordarte.

Lo mejor sería tener en cuenta el registro del dominio desde el primer momento, cuando te dedicas a planificar la Web, los objetivos, de qué va a tratar, el dinero de que dispones, etc. Pero si ya la tienes hecha siempre puedes plantearte esta posibilidad después.

La importancia de tener un nombre de dominio

Si tienes un negocio o pretendes tener una Web seria, un dominio propio te proporcionará credibilidad y un sentido de estabilidad. Las páginas gratuitas, del tipo www.geocities.com/miespacioweb/pagina.html pueden estar bien si no vas en serio, pero para hacer una Web importante o un negocio es muy conveniente utilizar un nombre de dominio propio.

Si eliges un nombre de dominio que refleje bien los objetivos de tu página y que además sea fácil, tus visitantes lo recordarán más fácilmente y podrán regresar a ti con mayor probabilidad si necesitan lo que tú ofreces.

Si cambias de Hosting no tendrás que modificar nada del código de tu Web. La mayoría de los dominios gratuitos los ofrecen las empresas que brindan espacio Web gratuito, por lo que si pasado un tiempo no estás contento con ese Hosting, al cambiar a otra empresa tendrás que cambiar de dirección Web. Esto es muy malo para el posicionamiento en buscadores, pues supone empezar de nuevo en la promoción del dominio, empezar a subir posiciones otra vez, conseguir enlaces, etc.

Si tienes contratado un servicio de alojamiento Web para tu página, el nombre de dominio parece el siguiente paso. Piénsalo, sabes la importancia de tener un buen Hosting; no hay publicidad que tú no hayas contratado, no salen popups molestos, es rápido de cargar y falla lo menos posible. Todo eso mejora la experiencia del usuario, te da credibilidad y cierta seguridad. Un nombre de dominio refuerza esa credibilidad de los usuarios en lo que ofreces.

Cosas que hay que saber para registrar un dominio En primer lugar, el precio anual de un nombre de dominio es bastante bajo, lo que implica que es asequible para la mayoría de personas que tienen una Web. Es cierto que varía según el país, en España por ejemplo se pueden registrar por un precio entre los 9-10 euros y los 20 aproximadamente. Cada tanto hay ofertas que te permiten conseguir dominios a precios más bajos aún, y también hay compañías que te cobrarán más por ellos si te dejas. El punto está en comparar precios y servicios.

Es muy importante que la empresa te asegure tener el control del dominio, poder modificar la dirección a la que apuntan las DNS si lo deseas y figurar como propietario del mismo. De lo contrario puedes tener problemas para dirigirlo a otro Hosting, renovarlo, etc.

No te preocupes si al buscar un nombre de dominio para tu Web descubres que las palabras que querías están registradas ya. Es muy frecuente, la clave está en encontrar un equilibrio entre la originalidad y la práctica. Por ejemplo, puede que a tu tienda de flores le viniera muy bien tener el dominio www.ventadeflores.com, pero está cogido, por lo que puedes probar con www.ventadeflorespaco.com, o cosas parecidas.

Por último, recuerda que el registro de dominio no es para toda la vida, tienes que estar atento cada año para renovarlo y no pasarte del plazo, o de lo contrario alguna persona podría adelantarse y renovarlo a su nombre, lo que significa que todo el trabajo que hayas hecho en base a ese dominio lo habrás perdido.